sábado, 22 de julio de 2017

Intersección(es)

Yuxtaposiciones y coincidencias. Conversaciones en lenguas no habladas.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Cofre



Habría querido destapar el cofre de tu pecho, no sólo para saber qué forma tiene aquello que nos gusta creer que habita dentro y le llamamos corazón. Habría sabido, quizá, tomarlo entre mis palabras e ideas y darle un cálido cobijo durante unas semanas.

Ahora sólo puedo imaginarlo como un objeto de luz dorada que en turno, le brinda a mis palabras e ideas ésa cálida luz que alguna vez quise darle.

Así, pues, concluyo que la vida te muestra lo que debiste dar: orotgándolo en turno.

lunes, 11 de enero de 2016

Πανμελις / Πανμελας

Encontré mi refugio en aprehender tu piel.

lunes, 6 de octubre de 2014

roseus

Alegre.

Risueña.

Suavemente enigmática. Como el profundo negro de tus ojos y tu pelo.

Las paredes lisas, tibias, altas. Blancas.
Las columnas, como huesos lijados.
El interior, serio, pero acogedor.

Y sobre el piso de duela oscura, los polígonos ordenados, azul pálido, que la luna dibuja en una de ésas noches hondas, como su silencio.

Entre sábanas ligeras, tu silueta. Curvilínea. Sólida.
Envuelta en sombras negras, los pliegues que tu ropa para dormir, ropa común, convertida improvisadamente en un guiño al erotismo. Tu cuerpo despreocupado y pícaramente tendido, como un guiñapo juguetón. Dispuesto para recibir algún cómplice travieso.

Atendiendo a alguna necesidad que ahora no recuerdo, tuve que levantarme de mi lecho y la única manera de salir, era moviéndome sobre tí. Levitar sobre tu cuerpo él en una especie de acrobacia forzadamente sensual, en la que queriendo y sin querer ponía atención a todo detalle de tu cuerpo: su aroma, su calor, su aura. Su sensualidad.

En un parpadeo, estaba yo recostado junto a tí, mirando ésos ojos grandes ocultos tras unos párpados coronados con pestañas tupidas y largas como la crin de algún caballo jóven. Algunos movimientos después, desnudábate nerviosamente para gustar de las sales de tu cuerpo, de tus cavidades tibias.

Y así, transurrió la noche mientras entre gimoteos y fruncires de cejas, me decías sin palabras: "sigue, no te detengas".

lunes, 18 de agosto de 2014

æternam

No sé cuánto estuve en estupor.

No sé si dejé de amarte. Parece que no. El mismo amor platónico igual de intenso. Igual de musical. Igual de ciego, igual de...mente.

Sigo amándote a través de tu música. Sigo, deseando tu piel a la luz suave de un día nublado. Sigo deseando tardes que parecen interminables en silencio y abrazado a toda tú.

Sigo deseando conocerte en todas mis vidas, y enamorarme así de intensamente en cada una de ellas.

Sigo creyendo en ése beso. En ésa emoción. Reactiva. Inevitable. Natural.

Creo en nuestras espirales, intersectando. Una, dos... más veces. Yendo y viniendo. Creo en tus ojos igual de profundos cuando duermes, que cuando me miran. Creo en tu nostalgia de todo lo bello, perfecto y anataño. Creo en tu cabello y su aroma alucinante.

Te extraño. Como siempre, como cada noche dentro de mi mente. Como si no hubiera tiempo. Te extraño eternamente.

sábado, 28 de diciembre de 2013

White Light


Transtórname
y desordena
mis orbitales
otra vez.

Repárame con
tu azul mágico.
Ése que sintoniza
más allá de los 430 nm.

Devuélveme a
energías que pueda
soportar.

Y róbame tantas
veces quieras a ése
multiverso del que
eres dueña, ama
y señora en el que a
voluntad –y sin querer–
vuelves a armarme y
desarmar.

sábado, 24 de agosto de 2013

Evasión.

Eres una de ésas personas con forma de idea, difícil de evadir precisamente por tu mofrología.
Eres una idea coqueta. Apareces continua, regular, insistente. Inapropiada peligrosa y constante.
Eres ilegal, y ¿sabes?
No voy a tomar el riesgo.

Por lo menos, no ahora.